Nota de Prensa: Recuerdos de un desastre no natural ocurrido en El Melón

28 de marzo afiches

El presidente de la agrupación medioambiental El Melón hace una reflexión frente a lo acontecido hace ya 51 años del desastre de relaves ocurrido por la irresponsabilidad de la gran minería y nos muestra la gran correlación con nuestros días actuales, ademas de invitar a toda la comunidad a la conmemoración que se realizará este 27 de marzo en la Plaza Pública de El Melón.

Jorge Ramírez, Presidente Grupo Ambientalista El Melón

Era el 28 de marzo de 1965, pasado el mediodía a esa hora muchas familias se aprestaban a almorzar y otras ya estaban en ello, era día domingo, día de reuniones familiares, día de juegos infantiles, los habitantes se reencontraban con sus seres queridos, ya sea que unos salían del poblado El Cobre y otros llegaban al pueblo a visitar a sus hermanos de sangre o amigos, en fin todo transcurría con normal tranquilidad, algunos estaban en las alturas del cerro disfrutando de la naturaleza, cuidando sus animales o simplemente descansando, pues era domingo y nadie a esa hora sospechaba nada de la tragedia que ocurriría en su amado pueblo, sin embargo la naturaleza estaba avisando lo que vendría, en las localidades cercanas al epicentro del sismo de pronto entró una neblina espesa sobre el pueblo, como era tradicional, sin embargo esta vez era como humo o tierral, tenía algo raro y fuera de lo común, lo que hizo que la gente se detuviera en sus labores y los niños en el juego cuando de repente viene lo inesperado, un estruendo y un remezón que provocaba horror y además parecía ser interminable, eran las 12:33 del 28 de marzo de 1965, la hora fatal para cientos de habitantes de la localidad de El Melón, estaba en proceso un terremoto de magnitud Richter 7.6 con epicentro en las coordenadas 32º33” de latitud S y 71º10” de longitud W, esto era muy cerca de las ciudades de La Ligua, Cabildo y Petorca de la V Región norte, que por entonces pertenecía administrativamente a la provincia de Aconcagua con su capital en San Felipe, el hipocentro se habría ubicado a una profundidad de entre 50 y 60 kilómetros.-

La tierra estaba temblando, las personas corrían y lloraban de terror, a lo lejos se escuchaba un sonido como si fuera el mar que estaba furioso, pero no era el mar, eran dos de los tres tranques de relaves que en ese entonces tenía la operación minera de El Soldado que habían colapsado y estaban asesinando todo a su paso valle abajo, era el fin de cientos de humanos, era el fin de sus historias de sacrificio, trabajo, amor y esperanzas en el futuro, ellos quedaron sepultados bajos millones de toneladas de desechos mineros, fue horroroso ver como sus seres queridos quedaban congelados, paralizados al no poder correr, tenían en sus brazos sus pequeños hijos y no contaban con el tiempo necesario para salvaguardar sus vidas, sólo abrazaron sus niños y esperaron el paso del relave por sobre sus cuerpos apagando aquellas vidas en cosas de minutos, no más de 10 personas sobrevivieron a aquella tragedia provocada por el hombre y su ambición desmedida, sólo 35 cuerpos sin vida fueron encontrados, el resto aún yace sepultado bajo varios metros de relaves, quizás esperando aquella resurrección prometida, aquel día cuando los muertos vuelvan a la vida, eso sí en un mundo sin las ambiciones y maldades de hoy ,sin aquellos humanos que explotan a sus semejantes y por los cuales muestran sólo desprecio, aquello se pudo evitar, no fue un desastre natural, fue una tragedia provocada por el hombre, una amenaza de muerte que estaba sobre sus cabezas al igual que hoy nosotros 51 años después la tenemos sobre las nuestras, sin embargo al igual que en esa época, pocos toman conciencia de lo que significa tener un tranque de relaves en estos momentos superior, más grande en cerca de 70 veces a lo que se derramó y sepultó las vidas de cientos de compatriotas, de chilenos y meloninos en ese funesto año.

 Es importante saber, conocer e informarse para prevenir que aquella tragedia provocada por el hombre y no por la naturaleza vuelva a ocurrir, me causa espanto saber y conocer que hemos estado a horas de quedar sepultados bajo millones de toneladas de relaves, que se repita la historia, pero esta vez con consecuencias mucho mayores, me causa una enorme  decepción que nuestras autoridades sean capaces de tolerar y aceptar que se ponga en riesgo miles de vidas por la ambición de otros y quizás la de ellos mismos, y es más, la ambición de extranjeros que nos miran sólo como mano de obra y no como seres vivos con todo lo que ello implica, en fin si nosotros como afectados y posibles muertos, los cuales ocuparemos este valle, el cual era hermoso y lleno de vida como nuestra tumba final y acompañaremos a nuestros hermanos que yacen bajo el lodo tóxico hace 51 años, esperando ser despertados de aquel sueño repentino que el hombre provocó, nosotros hoy al igual que nuestra familia estamos esperando que nuevamente la tierra se agite lo que es normal en esta zona del planeta y que producto de la intervención minera en este caso, ya que al construir tranques de relaves muy cerca de zonas habitadas, al no invertir en la seguridad de los mismos, al desviarse de los proyectos autorizados, al mentir descaradamente a la comunidad y a las autoridades y éstas dejarse engañar, en fin el no mostrar interés por los demás nos llevará a que la tierra se estremezca, a que el agua caiga o sólo el relave quiera salir de caza y con ello  de repente nuestros sueños puedan ser exterminados como ocurrió el 28 de marzo de 1965 con quienes vivían  al igual que nosotros bajo varios tranques de relaves.-

Hoy el tranque de relaves El Torito y el Nº4 esperan tal cual lo hacían sus antecesores los tranques viejo, chico y nuevo o cobre 1 , 2 y 3 como han llamado a estas acumulaciones de desechos mineros, ellos esperan despertar y nuevamente salir de su sometimiento y recorrer de la misma manera este valle, eso sí con una mayor carga, una mayor fuerza y por supuesto una mayor devastación tras ellos, a nosotros sólo nos queda estar preparados, saber qué hacer, a donde correr por nuestras vidas, los colegios conozcan hacia donde deben salvaguardar a nuestros niños, exista coordinación, un plan, un procedimiento para la población cercana y lejana, pues les aseguro que esta vez el cazador es grande y cuenta con mejores armas que el hombre le ha facilitado, cuenta con el arma de la falsa seguridad, el miedo a hablar, el desconocimiento y por sobre todo la indiferencia de sus víctimas, este cazador está en constante crecimiento y va tras tus sueños, tus hijos, tus seres queridos y persigue tu propia vida.-

El sólo escribir esta nota me ha provocado emoción, lo cual ha llegado hasta las lágrimas, el pensar en aquellos sobrevivientes que lo perdieron todo, y no me refiero a lo material, ya que esto se puede recuperar, me refiero a quienes perdieron sus hijos, sus padres, hermanos, amigos, perdieron su infancia, sus sueños, en fin lo perdieron todo, pues la vida es eso, amor, sueños, esperanzas en un mundo mejor.-

Jorge Ramírez A

Presidente

Grupo Ambientalista El Melón

Fono 93710596

E-mail: jramirezaraya@yahoo.com

2 comments on “Nota de Prensa: Recuerdos de un desastre no natural ocurrido en El Melón
  1. Hay q tener fe en esto y la justicia divina llegara muy pronto animo y fuerza a todas estas personas q sufrieron este desastre natural y q dios los tenga en su santa gloria y a sus familiares q pasaron por esto q dios los bendiga y entiendo su dolor saludos desde a la distancia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *