Municipio de Nogales y la caca ¿unidos para siempre?

En reunión de consejo de miércoles 20 se habló de las populares mejoras que no responden a los problemas de fondo ni mucho menos a las justas demandas de los afectados: erradicar la planta de cacas que está al lado de sus casas.

20042016-IMG_8746En dicha reunión de consejo se trató el tema de la mejora de la planta de tratamiento de aguas servidas de El Melón, de la municipalidad de Nogales que tanto ha dañado a la comunidad, sobre todo a quienes viven en la Villa Disputada, cuyos vecinos solicitan la erradicación de la planta, pues las mejoras que ha prometido el municipio no han hecho más que sentenciar a la comunidad a soportar olores a mierda durante ya 28 años y a estar expuestos a diversas enfermedades, devalúo de las casas, altos gastos en desodorantes ambientales y medicamentos, estigmatización de los vecinos y niños entre, muchos otros problemas. No obstante la forma de abordar dicha problemática, desde la autoridad comunal, es buscando una forma de palear los olores, donde se puede apreciar el ofrecimiento de la empresa Inversiones Río Calle Calle (IRCC), presentada frente al consejo por el alcalde como “nueva tecnología”, pero que existe hace más de 40 años y sería pionera en Latinoamérica, esta tecnología lograría limpiar los “lodos negros” (años de lodos y fecas de barros podridos que se juntan en las piscinas decantadores de caca de la planta) y separa un porcentaje de agua el cual, en segundos procesos, podría utilizarse para riego o incluso bebida. Si bien la aplicación de dicha tecnología podría bajar las emisiones de olores, que ya afectan a varios sectores de El Melón, no es una medida que solucione el problema de fondo, menos responde a lo que estos demandan justamente, que es la erradicación de la planta, recordemos que en otras ocasiones se les ha prometido mejorar la planta y ha resultado en eternos engaños y roturas de compromisos municipales, además una medida como esta sólo vendría a poner paños fríos a un conflicto donde los únicos perjudicados son los vecinos, recordemos también que la planta no está exenta de polémicas, pues un informe de controlaría observa claros gastos elevadísimos sobre inversiones realizadas en la planta. De la intención de erradicar la planta algunos concejales se lo recordaron al cuestionado edil, quien no responde, y los concejales tampoco insisten, no habrían intenciones de erradicar la planta ni de cambiarla de lugar, argumentando que es muy difícil.

20042016-IMG_8756

Y como guinda de la torta el consejo municipal de Nogales rinde un minuto de silencio a Patricio Aylwin, solicitado por el concejal Juan Flores donde todos estuvieron de acuerdo. Todo en La Casa de la cultura de nogales, cuyo nombre es Jaime Guzmán.

¿Será todo esto un “voladero de perdiz” para poner una solución transitoria?

¿Los concejales debiesen golpear la mesa más fuerte?

El demandado alcalde Oscar Elbe Cortés Puebla a quien se le acusa de la malversación de fondos fiscales por más de 4oo millones de pesos, ¿querrá perpetuar la planta o algún día hará caso a las demandas de la comunidad de la villa?

Las fuertes irregularidades de la figura del alcalde, y los montos inflados en inversión ¿serán el real interés de perpetuar la planta de cacas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *