¿Saben por qué estamos aquí?

Fuente: pixabay.com

Fuente: pixabay.com

Ustedes creen que queremos paralizar a la empresa minera, y la verdad no buscamos eso, pero no olviden que nuestra historia esta llena de sufrimiento, a raíz de la explotación de los trabajadores, de la comunidad, y por supuesto, de la naturaleza. Podríamos dar varios ejemplos y sabemos que quieren pruebas científicas de nuestros dichos, y las hay, pero hay algo mucho más potente y verdadero que eso: la vivencia de los que sobrevivieron a uno de los desastres más grande de la humanidad en relación con los relaves mineros, eso no es un invento para nadie. ¿Les suena?, ¿han escuchado alguna vez el lamento de los que perdieron todo: casas, familiares y un lindo lugar que nunca imaginaron abandonar?

Han pasado 52 años y sí es cierto que las condiciones de seguridad de la industria extractivista han mejorado, la tecnología hoy es más avanzada, pero también es cierto que el tamaño de la amenaza ha crecido, ¿no lo creen?, tomen su auto o bicicleta, vayan o miren desde la cuesta y vean por sus propios ojos el tranque El Torito y observen la muralla del actual relave. A los que usan internet ¿qué les muestra el satélite?

Nos han acusado de alarmistas, de meter miedo a la población, pero ¿quieren saber porque estamos aquí?, ¿ustedes creen que se nos ocurrió mágicamente?, ¿por ocio? ¡No!, es por el miedo a lo que ocurrió, es porque tenemos un relave enorme en nuestras cabezas, es por el rechazo a la contaminación, es por el trauma que no se ha sanado y la angustia de pensar que podría pasar algo más grave de lo que pasó. Ya sabemos lo que nos van a decir, “en la empresa existe 99,9% que no pase nada, un 99,9% de confianza en la operación minera ¿y el 1%?, si el 1% de probabilidad, ¿lo hacemos desaparecer?, así como los medios de comunicación quieren borrar de la memoria la tragedia del relave de 1965, ¿nos quedamos en silencio y esperamos?

No queremos ver a los mineros sin pega, al contrario, sabemos que nuestros vecinos necesitan trabajar para vivir, pero entiendan que sin seguridad en el relave, ningún sueldo podrá comprar las vidas que se pierdan por un desastre. Por otro lado, también reconocemos que la historia de nuestro pueblo se basa en parte en la minería y quizás varios se vanaglorien de que gracias a las empresas esta comuna haya surgido, pero cuidado, ya que es gracias a la tierra y a los campesinos, que esta industria pudo invertir y por supuesto obtener millonarias ganancias, en cambio nosotros seguimos perdiendo, porque les doy firmado que hagan lo que hagan el 1% va seguir existiendo y ese relave va a quedar por años, aunque ellos se vayan, ese monstruo seguirá durmiendo y contaminando las aguas que bebemos todos.

No podemos seguir con una cultura reaccionaria ante la emergencia, pensando que mientras no pase nada no existe un problema,  no queremos volver a escuchar “te lo dije”, tener conciencia cuando ya sea demasiado tarde, ver a la empresa ser los héroes cuando sean muchas las muertes. Enfoquémonos como sociedad para ir más allá del alarmismo y el miedo, he instalemos una cultura preventiva con planes de emergencia y evacuación para toda la comunidad, inversiones más robustas de la empresa para paliar las amenazas, para que por lo menos podamos dormir más tranquilos, porque no queremos abandonar este valle que es como un hijo más, y para que nuestros retoños tengan un lugar donde vuelvan a empezar.

Por el bien común, les pedimos comprendan que nuestras manos están dispuestas a trabajar para prevenir y disminuir los riesgos de un desastre, de salvar el mayor número de vidas posibles y les solicitamos que participen de las reuniones para informarse de esta problemática, ya que una comunidad que decide proteger su hogar, recibe muchas cosas positivas en su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *