Increíble «Nos echaran a la calle como perros…»

El gobierno comunal deja en terrible situación a vecinos de El Melón, se les obliga  dejar sus casas, sin ninguna explicación, ni solución habitacional previa.

Durante el mes de agosto los vecinos que viven a un costado de carabineros de El Melón, fueron notificados que debían dejar sus casas, las cuales han usado durante décadas, sin mayores explicaciones.

Dichas viviendas se fueron gestando a través de la historia de la comuna con distintas familias, pero siempre con un objetivo social, efectivamente las personas que viven en ese lugar, tienen fuertes necesidades sociales que se han acrecentado con la pandemia y con problemas de alcantarillado, entre otros. Naturalmente dado las décadas de hacer de esas casas un hogar, ha implicado que han invertido y adecuado dichos espacios para vivir lo más dignamente posible. Dicho lote, además de otros, fueron donados por la empresa Cemento Melón, con el objetivo de darle un uso social. La situación de las familias varía entre caso y caso, pero todas son categóricamente iguales en un tema, no tienen donde irse, ni menos qué hacer con los plazos que dio el municipio para “echarlos a la calle”.

Si bien el lote es efectivamente de propiedad del Municipio de Nogales, por una cuestión moral, éste no puede simplemente solicitar un desalojo sin una solución habitacional previa. El decreto en cuestión, solicita la entrega de la propiedad con fecha máxima el 29 de octubre del presente año. En un apartado del documento municipal se expresa la posibilidad de postular a un subsidio habitacional, pero esto no asegura una solución en ningún aspecto al problema que les da el municipio a los vecinos y vecinas.

Los vecinos se sienten totalmente vulnerados, pues se han acercado al municipio y las respuestas son desde que, [sic] el área jurídica no sabe de qué trata, hasta menospreciando acuerdos municipales anteriores.

Cabe mencionar que El Jardín infantil ubicado en dicho lugar también fue notificado solicitando el desalojo. Si bien a este se le habría prometido ser reubicado no hay claridad en donde, no hay claridad de que sucederá con los trabajadores, ni que sucederá con los niños que asisten a dicho jardín. A todas luces más de un derecho se estaría vulnerando con esta acción del municipio.

El municipio de Nogales posee una tasa de pobreza multidimensional de más de 14 mil personas (CASEN 2017), aún estamos en pandemia, además de una escasez hídrica que nadie puede cuestionar. Estas acciones lo único que generan es más pobreza en la comuna.

¿Se imagina Ud., estar décadas en un lugar transformándolo en su hogar, con situaciones de precariedad tremendas por enfermedades y otras cuestiones que adolecen a su familia y de un día para otro le llegue una casa que debe irse a la calle?

¿Las familias usuarias del jardín están al tanto de esta situación? ¿Hay más familias que están en condiciones similares en Nogales?

Así se mueve el Neoliberalismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *