Panamericana una ruleta rusa para los vecinos de Nogales

Panamericana una ruleta rusa para los vecinos de Nogales

Cuando viajamos en locomoción colectiva solemos ver gente que se baja en plena carretera, el colectivo se detiene a un costado, deja un par de personas en una u otra casa y luego, debe hacer las maniobras para acelerar, cuidar de no chocar y partir su ruta. Ahí donde se bajó esa persona, ahí en esa ruta del devenir eterno de camiones y autos vive gente y no solo un puñado de casas sino más bien una población completa de unas 60 a 70 casas donde hay unas 200 personas, desde niños y niñas a adultos mayores, muchos con problemas de movilidad, en el cual ir a “comprar el pan” significa arriesgar la vida, peor aún, para ir al colegio o a trabajar, deben cruzar la calle sumando una tremenda exposición de sus vidas por riesgo de ser constantemente atropellados.  Esa es parte de la vida cotidiana de la “JJVV Calle El Melón”.

Carretera de alta velocidad.

Anteriormente contaban con un paso que les permitía transitar por lado a lado de la carretera, pero hoy, gracias a las defectuosas autoridades que les escucharon, el MOP y la fiscalía de carretera, les quitaron el paso, queda cerrada la barrera y se les hace aún más peligroso el camino. Un tropiezo o un trastabilleo y pueden perder la vida.

Peor aún para una emergencia no hay un retorno cerca. 

Cosas curiosas:

Las autoridades les recomiendan dar la vuelta por la rotonda, pero ésta es de uso de emergencia, la escalera es tremendamente empinada y los peldaños son muy altos, ¿de qué sirve una recomendación sin observar las necesidades de los vecinos?

Rotonda estrecha de uso de emergencia.

“Uno que es de la tercera edad, ¿cómo va a subir en silla de ruedas?, ¿Cómo paso para el otro lado?”

Los vecinos observan como en cada empresa grande sí hay una pasarela o pasada por la barrera, por ejemplo para  la Shell si hay una pasarela, una de tantas situaciones donde los vecinos se sienten menospreciados.

Por otra parte, en los mapas de la concesionaria acusan ni siquiera existir.

Ruido:

Vecinas bajando empinada escalera.

Una característica que los vecinos ya tiene normalizada, pero que a cualquier visitante le trastorna es el fuerte ruido y constante bramido de las máquinas de alto tonelaje que pasan por el sector. Ruido, y también el riesgo de atropello, que aumenta en los horarios peak de tránsito. Los espacios de las casas están constantemente afectados por esto y el solo hecho de salir al patio es de una intranquilidad tremenda. Por ello es necesario un estudio de daño auditivo, que revele la verdadera situación de vulneración respecto a este tema en la comunidad.

La nueva concesión nos traerá pobreza: “somos los pobres que deja el progreso del país”

El tramo donde ellos viven no tiene caletera, no hay barrera de contención por ende si hay un accidente vial puede afectar a sus casas, sin paradero en ambos lados en donde deben esperar a orilla de carretera para tomar la locomoción colectiva, sin barrera de ruido que les permita tener un mejor devenir de sus vidas privadas. Y con autorización de transitar a altas velocidades, donde los automovilistas “pasan no más” poniendo en riesgo a la gente que transita por dicho sector. Pero la resolución de estas problemáticas no debe significar el empobrecimiento de las comunidades.

Vecinos cruzando la carretera. Nótese que la barrera fue intervenida para retirar el paso que había anteriormente.

Se dice que las carreteras chilenas son unas de las mejores, pero no te explican que  en muchos genera pobreza e incertidumbre, pues los vecinos  ya han sido expropiados para beneficiar a la carretera y ahora tendrían que pagar el famoso tele peaje, y esto afecta a todos los vecinos de Nogales y de cada comuna afectada por el nuevo proyecto  de la ruta. Pues los precios de las micros subirán, los precios de cada productos subirá, y muchos de esos productos es probable que ni siquiera lleguen a nuestra comuna dado que, por los costos, no sería rentable traerlos y por ende las personas debiesen ir a otras comunas a comprar.  Algunos ingenuos dicen que serían solo 300 pesos aproximadamente, pero ¿cuántas veces al día un nogalino pasará por ese peaje?, ¿Cuántas veces a la semana?, ¿además del pago de los productos la canasta básica que ya tiene una inflación?

No existen conocimientos de si serán expropiados o no como ya les ha sucedido antes, tampoco hay caminos alternativos a la ruta principal, que permita el libre tránsito.

Hay una vulneración al derecho  a movilizarse libremente a sus trabajos, a movilizarse libremente a sus zonas de estudio, por el riesgo que conlleva cruzar la calle y morir atropellados, dado la mala gestión de las autoridades en cuestión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *